Sergio Rivero, otro alineado de la SGAE

Qué frágil es la personalidad y sobre todo, que fácil resulta comprar la opinión de una persona. Sergio Rivero, reciente ganador de OT 2005 ya habla como un auténtico artista de éxito, con un discurso semejante al de Chenoa o Bustamente. Sus primeras palabras, en la presentación de su nuevo disco, ya desprenden ese halo mercantilista y doctrinador de la SGAE, con afirmaciones como «la piratería es un robo en toda regla» o «la gente tiene que valorar el trabajo del artista y si le gusta, para ayudarlo, tiene que seguir comprando sus discos, porque de lo contrario lo va a matar».

La SGAE más que una sociedad de autores parece una sociedad de adoctrinamiento nazi sin la cual olvídate de hacer cualquier carrera musical en este país. Habría que preguntarle a esta simpática promesa de la canción española, qué hacía él para mantener su discoteca particular actualizada con los éxitos de sus cantantes cuando trabajaba de cajero en un supermercado. Habría que ver cuántos discos, cuántas casetes y cuántos mp3 han deleitado sus oídos sin licencia SGAE cuando no era un triunfito más. Además, y tú lo sabes, no es lícito meter en el mismo saco el top manta y el intercambio no lucrativo de música a través de Internet, de mano en mano o de colega a colega.

Por cierto, si a mí me gusta un artista lo ayudo viendo su concierto en directo, no pagando 20 euros de los cuales tú recibes una miseria. Sería interesante que acabarais con esa actitud persecutoria, acusadora e instigadora sobre nada más y nada menos, que aquellos que os permiten vivir de la música. El malo no es tu público, sino el que valiéndose de tu talento se forra con coacciones e imposiciones a cambio de continuar o no tu carrera musical. Pregúntate, de qué le sirve a un músico un "buen" manager sin público y viceversa. Y por último, la modestia, la sinceridad y la cordura en tus opiniones pueden que no te conviertan en el mejor cantante, pero sí en una persona respetada como el cantautor Javier Ruibal. Mira tu discurso y compara con el suyo...