Un día para el cambio climático

Hoy mi blog, como otros muchos en todo el mundo, se une a la iniciativa promovida por "Blog Action Day" para dar un toque de atención sobre el cambio climático en nuestras vidas. Para ello elijo esta gráfica que seguramente ya conocerán y que tanta polémica suscita.



La gráfica adjunta enfrenta dos valores, la temperatura media del planeta Tierra y los niveles de CO2, con objeto de mostrar la correlación que en los últimos mil años ha existido entre ambas variables. Si se observa detenidamente los últimos 100 años, el incremento de una de las variables ha arrastrado consigo a la otra. La correlación entre ambas parece a priori, bien clara. Sin embargo, el meollo del asunto no está en demostrar la  reciprocidad entre temperatura y CO2, sino en determinar qué variable influye sobre la otra. En este asunto la comunidad científica se haya dividida en dos grupos a los que unos a otros se denominan como "Negacionistas" y "Catastrofistas".

El cambio climático siempre ha estado presente en la historia de la Tierra. Sin embargo, y según los científicos de la IPCC, en los últimos cien años parece haberse producido una aceleración del mismo motivada por la intensa actividad industrial y social del hombre. El problema no es tanto el cambio climático en sí, sino la aceleración del mismo que no permitirá a una gran mayoría de especies animales y vegetales adaptarse a un entorno diferente en tan escaso periodo de tiempo. Es más, la rapidez con la que están aconteciendo los hechos puede derivar en una mayor frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos hasta que el planeta recupere su equilibrio. Para los científicos de este panel intergubernamental no existe ninguna controversia a la hora de afirmar que el incremento de la temperatura está directamente relacionada con la constante emisión de gases de efecto invernadero (GEI) como el CO2. De ahí las constantes llamadas de atención a la sociedad para limitar la emisión de estos gases a través de nuestra actividad industrial y vida cotidiana.

Frente a esta conclusión existe otra postura enfrentada que establece que el Calentamiento Global no se debe al incremento del CO2, sino que el aumento de éste es otra de las consecuencias de la interacción de otras variables como la actividad del Sol, la variación del eje de la Tierra o el cambio de la presión en la atmósfera. Para esta comunidad de científicos, el incremento de las temperaturas provoca el incremento del CO2 y su impacto en la vida no tiene porque estar asociada a la destrucción y catástrofe. Argumentan que en la Edad Media, entre el año 800 y 1200 existió lo que los climatólogos han denominado como "Pequeño óptimo Climático Medieval" en el que la temperatura era más alta que la actualidad, permitiendo la expansión de los cultivos a limítrofes septentrionales que ahora están cubiertos de hielo, y posibilitando la repoblación de Groenlandia por los vikingos. Por último sostienen, que posiblemente no estemos ante un calentamiento global, sino ante el preludio de una inminente glaciación.

Entre unos y otros anda el debate sobre un fenómeno que es evidente pero cuyas consecuencias no están nada claras. De una u otra manera, lo que sí parece apremiante es que hay que cambiar nuestro modelo de vida con objeto de reducir la perjudicial contaminación ambiental, explotar de manera sostenible nuestros recursos y, sobre todo, cuidar nuestro planeta, que es nuestra casa. Éste debería ser el compromiso al que deberían llegar nuestros políticos en la próxima cumbre sobre el Cambio Climático que se celebrará en diciembre en Copenhague.

--
Diálogo de besugos: Si deseas profundizar más sobre el tema, lee lo que los negacionistas dicen de las posturas sobre el Calentamiento Global, y lo que argumentan los miembros del IPCC sobre lo que opinan la otra comunidad de científicos. La red está llena de artículos sobre estre controvertido tema.