Teléfonica nos hace la cama a todos

Esta semana el Gobierno ha decidido elaborar un anteproyecto con el que acabar con las prácticas abusivas del redondeo que ejercen las compañías de telefonía y estacionamiento con sus clientes. La medida, precedida por la presión mediática y judicial ejercida por las organizaciones de consumidores, OCU, UCE y FACUA, ha estado motivada por la decisión de Telefónica Móviles de tarifar las llamadas por segmentos de 30 segundos, lo que en la mayoría de los casos, supone cobrar al alza por unos servicios no prestados.

El hecho de que la mayoría de los consumidores hayamos tenido que esperar años para que esta irregularidad a beneficio de las empresas comience a ser abolida es una auténtica vergüenza, y una clara muestra de que el libre mercado no se autorregula a través de la ley de la oferta y la demanda. El mercado ha evolucionado y ahora las empresas han reinventado un nuevo competidor, el cliente indefenso, ante el cual sólo cabe una estrategia, la connivencia pacífica sustentada sobre pactos encubiertos que respeten unos mínimos suficientes para garantizar la subsistencia de píngües beneficios a largo plazo.

Ante la incapacidad del Tribunal de la Competencia y la desidia legislativa, parkings, gasolineras y telecos optaron por establecer unas reglas claramente abusivas contra el consumidor que, ante el hermetismo de la oferta sólo podía reaccionar aceptando o no el servicio. O lo tomas o lo dejas, vendría a ser la filosofía de la oferta. A partir de ahora, y gracias al revuelo suscitado en la sociedad por la metedura de pata de la mayor operadora de telefonía móvil de España al intentar sacar tajada de un "robondeo" injustificado ya practicado por sus competidores, los consumidores empezaremos a dejar de preguntarnos por qué tenemos que pagar por 29 segundos de conversación que no hemos tenido, o por 40 minutos de parking que no hemos consumido... Preguntas simples que hasta la fecha no habían encontrado respuesta.

Cabe por último plantearse dos preguntas, la primera es si se tomarán medidas sancionadoras contra todas las empresas que se han beneficiado de esta práctica abusiva para evitar en el futuro otro tipo de iniciativa oligopolística que llenen sus arcas a costa de los de siempre. La segunda y más preocupante, ¿qué estrategia idearán estas empresas para compensar la pérdida de sus ingresos extraordinarios?... ¿Subida de tarifas?
--
El Mundo|El lío de los 29 segundos