Yo quiero otro convenio como el de los profes

Leo hoy en Ideal Digital: "Los profesores recibirán más dinero si se jubilan a los 60 años y por trabajar mejor con el alumnado". Olé por CC.OO que siempre consigue con el Gobierno lo que jamás conseguiría con la Patronal. La verdad es que la medida, más que alegrarme, me indigna porque no es extensible a todos los trabajadores. ¿No creen que hubiera quedado mucho mejor el titular de esta otra manera?: "Los trabajadores españoles cobrarán más si se jubilan a los 60 años", aunque claro, soy realista y tengo los pies no en el suelo, sino hundidos en el fango de la precariedad laboral, y como al resto de currantes, me fastidia que cada vez sea más grande la brecha entre los derechos y obligaciones de los asalariados y funcionarios.

El caso es que la medida nos va a costar a todos los granadinos, 4.500.000 de euros destinados a incrementar un 20% los incentivos de 1.300 y 1.500 euros (sí, sí, dos millones y medio de pesetas) que ya venían cobrando, en función de si son maestros o profesores. Incentivos que los currantes de la calle no sueñan ni por Navidad, son cobrados íntegramente por todos (independientemente de los méritos que hagas) para no subcitar rencillas laborales entre compañeros (cobrando todos lo mismo se callan las protestas), y si no me creen, hablen con cualquier funcionario y pregúntenle sobre el control que la Administración hace de los incentivos. Por otro lado, habría que analizar las futuras consecuencias que tanto festín prejubilatorio tendrá en la "Caja Única de la Seguridad Social" dentro de 35 años cuando me toque jubilarme. Las cuentas no salen y veremos a ver si para entonces no tendremos que lamentarnos por no poder jubilarnos.

Pero no crean que la medida no es merecida, vuelvo a decir, que ojalá fuera extensiva para todos, de hecho los profesores argumenta "cansacio acumulado a los 55 años", (sin comentarios) o la presión psicológica del alumnado..., y las vacaciones de Navidad, de la Semana Blanca, de Semana Santa y las Megas vacaciones de verano. Claro que para presión y cansación no hay nada mejor que el aliento de tu jefe en el cogote a cada instante, los sueldos en pesetas, la inseguridad laboral, las horas extras no remuneradas, las vacaciones de un mes, y fíjense, con suerte, la jubilación forzosa en el paro a los 45 años y sin incentivos...

Lo dicho, quiero un convenio como el de los profes, ¡YA!