Hipoteca tu jubilación

algunos bancos y cajas han comenzado a ofrecer lo que técnicamente se está llamando «hipoteca inversa». Se trata de un producto financiero por el que se concede un crédito, con una renta mensual acordada, a personas mayores, con la garantía de la vivienda que habitan. De esta manera, cuando fallecen los titulares del crédito, los herederos conservan la titularidad de la propiedad. Sigue el artículo en Ideal Digital >>

La maquinaria imaginativa de los encorbatados banqueros no deja de sorprenderme: Hipoteca Inversa, o dicho sin eufemismos, le pasamos una renta hasta que se muera a cambio de su casa, eso sí, no se le ocurra vivir más de lo pactado no vaya a ser que el negocio nos salga rana. Pues mira que bien, ya tenemos la Hipoteca Remunerada, Abierta, Joven... y para que en los últimos años de tu hipotecada vida no eches de menos esos momentos de final de mes, surge la Hipoteca Inversa. Si alguien dudaba que abrirse una hipoteca no era como casarse con el banco, creo que ya no hay razones para no pensar así. Naces, te hipotecas, te deshipotecas y mueres.

Ya veo correr a los herederos para buscarse el mejor escondite el día del testamento. Para Fulanito, la casa de sus padres con una Hipoteca Inversa de 120.000 euros, y para Menganito... ¡ay! Menganito, qué habrás hecho para estar desheredado... ¡Jo! Pues de puta madre... Y es que el banco pacta un precio de venta de su vivienda a precios del año de contrato, (aquí no se van a pillar los dedos). En función de esa tasación, el banco te pasa mensualmente una renta. Si mueres al día siguiente, chapó para el banco; si vives más de la media, empieza a reconsiderar contratar guardaespaldas. El meollo del negocio viene una vez que has muerto. La casa sigue siendo teóricamente tuya por lo que pasa a tus herederos pero con una carga hipotecaría en función de lo que te ha pasado el banco y en función del nuevo valor de venta, ahora sí, actualizado a fecha de tu muerte. La banca nunca pierde, así que si el heredero quiere quedarse la casa, que pague con intereses, y si no, pues no hay problema, se vende la casa y se liquidan diferencias.

Lo peor de todo este negocio es que desgraciadamente los bancos crean productos en función de las futuras necesidades. Algún encorbatado ha cogido la calculadora ha hecho cuentas con la "Caja Única", la estimación de vida y el índice de natalidad y le ha dado como resultado que de aquí a veinte años no va a haber dinero para pagar las jubilaciones de todos los españoles (en secreto, este el gran Pacto de Toledo). Cómo resulta que los planes de pensiones son complementos a esa jubilación, al pringao de turno que le toque jubilarse dentro de veinte años, no le quedará más remedio que abrir una Hipoteca Inversa si quiere terminar los últimos día de su vida dignamente.

Moraleja: ahora entiendo el motivo del tremendo encarecimiento del precio de la vivienda, no sólo compras un hogar, sino tu jubilación. Menudo lema.
[Categoría: Sociedad]