Los franceses de revolución y nosotros de botellón

Que diferentes somos los jóvenes europeos a pesar de todos los años y dinero dedicados a la integración entre las diferentes naciones europeas a través de programas Erasmus, Sócrates y demás ilustres del conocimiento que quieran poner. Mientras nuestros vecinos galos se parten la espalda luchando por una sociedad mejor en la que se garantice un puesto digno para cualquier aspirante a labrarse un futuro en el mercado laboral, los jóvenes españoles pasamos de todas las tropelías legislativas, del contrato basura, de los sueldos de miseria, de las becarios indefinidos, de la discriminación laboral de la mujer, de los abusivos precios de la vivienda, de la nueva LPI y de tantas cosas que a todos los españoles nos resvalan siempre y cuando haya un buen macrobotellón. Claro que no podía ser de otra manera porque "Spain is diferent" y aquí, mientras sea para divertirse no hay problema para convocar a cuarenta mil jóvenes, ahora, para protestar... ¡ah!!! para eso no cuentes conmigo chaval y no me rayes más...

Leía esta mañana en el blog de David Bravo un comentario que pedía movilización ante el atropello de la nueva LPI como he leído últimamente en otros blogs y nadie mueve un dedo, ni para este tema, ni para cualquier otra injusticia que nos afecte. El joven español es así, anodino, despreocupado, conformista, eso sí, demuestra sobradamente su gran capacidad de convocatoria (?) pero no de implicación con los problemas sociales que tarde o temprano acabarán por complicarle la vida.

Pues nada, los franceses seguirán este fin de semana con su revolución para evitar la aprobación de un contrato basura que permite el despido libre, quizás no consigan nada, pero nadie les podrá decir que no lo intentaron; mientras tanto nosotros seguiremos aquí de botellón tragando todo lo que nos quieran echar a la chepa y haciéndole a todos los políticos la vida más simple a costa de nuestro pseudo-pacifismo conformista. Lo dicho, "Spain is diferent".
--
Pasaba por allí Los estudiantes franceses y españoles