Un utilitario Ferrari para "Chumi"


El atrevimiento del hombre no tiene límite pero lo que sorprende más es que de burradas como ésta, nunca mejor dicho, siempre sacamos el lado cómico y salen todo tipo de comentarios jocosos como el que me ha llegado a mi correo. Dice así:
- Papá, ¿un Ferrari es un coche rojo con un caballito blanco?
- Sí hijo mío, ¿por qué?
- Papa, creo que está intentando adelantarnos...
En fin, se abre la veda del chiste fácil.