Abstenerse chicas, mayores, tatuados y piercings


Si los directivos de esta importante empresa de servicios no encuentran el candidato deseado tras la publicación de esta oferta de empleo, no creo que se deba a que entre todos los posibles aspirantes no haya ninguno sin tatuajes ni piercings, que no "pearcing"; como tampoco creo que sea porque los "chicos", que no "chicas", estén entretenidos en el botellón sin ganas algunas para redactar un currículum y, sobre todo, trabajar. Viendo esta oferta a uno se le quitan las ganas de ofrecer su talento a una empresa que rezuma roña por los cuatro costados; es más, habría que estar muy desesperado, que no desesperada, para trabajar en un ambiente retrógrado y sexista durante toda la semana, de sol a sol, aunque me ofrezcan lo que exige la ley, sueldo fijo y alta en la Seguridad Social. Menos mal... Como para pedir la conciliación familiar.

Valoraciones personales aparte, la dirección de esta empresa debería pensarse antes de publicar una oferta de empleo lo que realmente está haciendo, porque no sólo está comprometiendo la imagen de la empresa, sino que también está tentando la posibilidad de ganarse una demanda por incumplir la normativa laboral española (art. 4.2.c del Estatuto de los Trabajadores), ya que no está permitida la discriminación por razones de sexo ni de edad, como tampoco por razones de afiliación social, política o religiosa, y ello incluye el piercing. Esas consideraciones, detestables en los tiempos que corren y que no deberían prevalecer sobre el talento, si se realizan, deberían hacerse entre bambalinas, que para eso hay un proceso de selección, y no en un medio de comunicación.

Ser chica, tener piercing o un tatuaje y ser mayor de 25 años, no capacita menos, y por ello y para evitar actitudes sectaristas la UE ha enviado una Directiva a todos sus miembros para que tomen medidas como las que estudia implantar el gobierno francés que exigirá el anonimato en la redacción del currículum. Lo mismo así uno no se deja llevar por los prejuicios.