Decálogo del trabajador feliz

1. Un salario coherente con la función desempeñada.

2. Desarrollo profesional y promoción interna.

3. Motivación y reconocimiento.

4. Flexibilidad horaria y conciliación entre vida personal y profesional.

5. Una buena relación con los mandos inmediatos.

6. Los valores éticos y profesionales de la empresa.

7. La identificación personal con el proyecto empresarial.

8. Trabajar en una empresa con buena reputación entre la sociedad.

9. Dirigida por altos ejecutivos igualmente reputados.

10. Posibilidad de ejercer voluntariado escribir un blog y colaborar con una ONG la Wikipedia.

Ni que decir tiene que el "décimo mandamiento" debe obedecer a los principios de autorrealización de la famosa Pirámide de Maslow, que en mi caso me he tomado la licencia de modificar según mis criterios más geeks.

Para los que en su curro no consigan cumplir ninguno de los diez ideales para trabajar como Dios, siempre quedará cambiar de empresa; o si ello no fuera nada fácil, como último recurso todavía podrán consolarse con el kit del empleado feliz para ofrecer a tus jefes y compañeros la mejor sonrisa.

Vía|Blogoempresa