¿Se habrá acabado ya la sequía?

Con lo que lleva cayendo desde que en octubre apareciera la primera borrasca hasta la fecha, mi sentido común finiquitaría la sequía de isofacto. Sin embargo y aunque este año vea el Sol de higo a brevas y ahora no deje de tronar, los pantanos granadinos siguen sin alcanzar la mitad de su capacidad. Parece como si el agua que cae incesantemente día tras día, se la tragara la tierra, (nunca mejor dicho), porque salvo dos pantanos, El Cubillas y el Portillo, que van a reventar, los demás no remontan su crítico nivel hídrico por más que llueva y llueva y llueva. ¿Alguien se ha dejado algún grifo abierto?

Si es así, que lo cierre, porque el asunto me preocupa bastante ya que hasta que no salgamos de esta "crisis hidrológica" mi odiada suministradora del líquido elemento me va a seguir cobrando un canon por la pertinaz sequía que me cuesta entre 12 y 15 euros al mes por tener un grifo en mi casa, abra o no lo abra que es lo peor. Y la verdad, es que a estas alturas uno ya empieza a estar harto de tanta lluvia, tanta sequía, tanta crisis, tanto canon y tanta caradura. Pero bueno, todo sea por contribuir a la colectividad y solucionar los problemas.

Vuelvo a retomar a ese sentido común que no encaja que la sequía no haya terminado. Le doy vueltas a mi retorcida mente conspiranoica y me pregunto cosas como si tal vez existan algunas fugas incontroladas, o si realmente se tubo alguna vez la fe de que determinados pantanos pudieran rebosar de agua cuando se planificaron (Véase el caso Colomera) y por qué no, ¿nos estarán engañando para cobrar más en tiempos de crisis...? ¡Ay, ay! ¡Qué va! Seguro que alguien se ha dejado el grifo abierto. Por favor, ¡que lo cierre yaaaaaa!

¡Hala, qué sigua lloviendo a ver si me ahorro un pico!