El billete de 500 euros da alas a la economía sumergida

Desde la entrada en vigor del euro en enero de 2002 he visto pasar por mis manos dos "Ben Laden". Uno, el día de mi boda, (siempre hay un familiar muy generoso); y el segundo, hace un año y pedido expresamente al banco para realizar un pago en efectivo en un comercio (incomprensible que todavía haya tiendas que no admitan tarjetas :( En total, dos billetes en tres años.

No es que sienta gran predilección por este billete, máxime cuando operar con el mismo supone un tremendo engorro que en la mayoría de los casos acaba en la ventanilla de un banco pidiendo su cambio. Ahora bien, una cosa es que no me guste para operar con él, y otra cosa es que haga mi patrimonio con ellos. Y eso mismo deben estar pensando algunos avispados españoles a la vista de los datos que ofrece el Boletín Estadístico del Banco de España que revela que en julio había en circulación en el país 83 millones de billetes de 500 euros, cuando los billetes de 5 euros no llegan a las 58 millones de unidades.

Algo no cuadra. Estadísticamente es más difícil tener un billete de 5 euros que de 500 euros, y resulta que ahora mismo tengo un billete de 5 euros en mi bolsillo. ¿Cómo es posible? Siguiendo con los caprichos de la estadística, a cada español en el mes de julio le correspondía dos billetitos morados y grandes. Os puedo asegurar que no he tenido ninguno. Es más, para rizar más el rizo, España acapara casi el 24% de billetes de 500 euros que circulan en todo el mundo... y yo sigo sin ver ninguno...

La conclusión la dejo en boca de Eusebio Heredero, responsable de la Sección de Blanqueo de Capitales de la Policía Judicial:

¿Por qué se están emitiendo cantidades masivas de un billete que no circula de mano en mano? ¿Por qué no se realizan controles sobre quién los pide? ¿Quién decide y por qué la emisión de tantos billetes? ¿Dónde están almacenados? ¿Para qué? ¿Es que alguien se ha vuelto loco en la Casa de la Moneda?

A la vista de lo dicho, queda claro que la Policía no es tonta y deja en evidencia al Banco de España que debería pensar más en emitir menos billetes y aplicar más la tecnología para evitar el fraude. Es simple y hay medios suficientes para prescindir de todos los billetes y obligar a realizar las compras pequeñas con calderilla y el resto mediante apuntes bancarios, vía tarjeta, vía móvil o vía NIF digital.
--
Europa Press|Los billetes de 500 euros aumentan de nuevo su circulación en España
Ideal Digital|Billetes 'invisibles'