¿Interesa una vivienda digna?

Visto el seguimiento que tuvo la primera convocatoria cibernauta por una Vivienda Digna, más bien diría que no, por lo menos en Granada. El popular dicho de "... y luego dirán que fuimos 5 ó 6" se ajusta completamente al quorum y con ello al desánimo que imperaba en la concentración por la escasa respuesta de los jóvenes a uno de los problemas más graves que impedirá el día de mañana el desarrollo personal, laboral y económico de casi todos.

Por el lado contrario, las inmobiliarias, supongo que hoy estarán actualizando los precios de todas sus promociones al alza. Ayer sin quererlo ni promoverlo, el mercado inmobiliario ganó un pulso a la sociedad que justifica todo cuanto han hecho hasta hoy y podrán seguir haciendo mañana. La satisfacción que debe estar recorriendo a los nuevos ricos del ladrillo, debe ser comparable al del Gordo de Navidad, que disipa en la letanía las voces de la burbuja inmobiliaria y respalda la salvaje especulación que han convertido a la vivienda en un bien de lujo.

En cuanto a los que estábamos allí, ya está dicho, desánimo, frustración y muchas preguntas que intentaban dar respuesta a la escasa participación: que si la hora, que si el sitio, que si habría que haberlo acompañado de un botellón, bla, bla, bla... Entre los que no quisieron perderse el acto, caras conocidas como la de los concejales de IU en el Ayuntamiento de Granada, dos policías locales un perro y poco más. En fin, la foto lo dice todo... un poco más y superamos a los 35.000 asistentes del botellón de la primavera.


Flickr Más fotos aquí