Acer TravelMate 5210, sensaciones económicas

No es el último grito en tecnología pero por su precio, 479 euros en La Trastienda Digital, y sus prestaciones, no puedo más que rendirme en elogios. El Acer TravelMate 5210, es un digno miembro de la gran familia de portátiles de la firma coreana. Las primeras impresiones son cuanto menos, gratificantes, tras 48 horas trabajando con la configuración 5214WLMI.

Lo primero que me llamo la atención, no sólo a mí, sino también a mis compañeros, fue la excelente nitidez de su pantalla LCD tanto en imágenes como en textos; sin brillos, calibración correcta y un tono mate que no tiene nada que envidiar a las famosas CrystalBrite. De hecho realizamos una comparativa con la pantalla de un Toshiba Satellite A200, bastante superior tanto en prestaciones como en precio, y a la única conclusión que llegamos tras examinar con lupa numerosos detalles de la misma, fue que el elvado contraste de colores del segundo no compensa los reflejos que genera. Evidentemente, la elección entre una u otra pantalla no es una cuestión de calidad, sino de gusto.

Prosigue el primer arranque del portátil, algo entretenido por la configuración de todos los requerimientos del nuevo usuario en Windows Vista, y la siguiente sorpresa viene de su procesador AMD Sempron 64 Mobile, de 1.8 GHz. No es la joya de la corona de la familia AMD pero no por ello deja de ser un buen procesador tanto en flexibilidad y ligereza en comparación con su hermano Turion. En las pruebas que he realizado con aplicaciones como Gimp y Open Office ha estado en todo momento a la altura de las exigencias ofimáticas más comunes, sin interrupciones ni sobrecalentamiento.

En cuanto a la memoria RAM, 1GB, comentar que por defecto la gráfica ATI se reserva 256MB, reduciendo considerablemente su capacidad para trabajar con Windows Vista. Sin embargo, si el destino del portátil no es para jugar con el último grito en videojuegos, (para ello creo que es infinítamente mejor una consola), lo más recomendable es reducir la memoria de la tarjeta gráfica a 64MB a través de la Cmos, y así conseguir unas prestaciones óptimas para trabajar desahogadamente. No obstante, si estamos dispuestos a gastarnos un poco más, no estaría de más contar con 2GB, pero claro, lo mismo ello implica ampliar el abanico de posibilidades a otros equipos y otros presupuestos no tan ajustados como éste.

El resto de detalles y accesorios están a la altura de un portátil convencional. Wifi, zócalo de tarjeta de red, conexión LAN, tres entradas USB, módem interno, lector de tarjetas 5 en 1, DVD de doble capa y un sinfín de prestaciones que podéis encontrar en las especificaciones técnicas del equipo.

En resumen, si estás buscando una máquina para conectarte a Internet en cualquier lugar, escribir tus historias en tu blog, hablar con los colegas, editar unos cuantos vídeos para Youtube y publicar tus "photoshopes" en Flickr, los modelos de Acer TravelMate 5210 y 5214 van sobrados, y ello a pesar de trabajar con un sistema operativo bastante más pesado (no por ello malo) que el XP, y no digamos que el Ubuntu. Valoren además, que por el precio de un último modelo que puede rondar entre los 1.000 y 1.400 euros, pueden comprarse dos o tres como éste y posiblemente de aquí a dos años, se queden igualmente obsoletos ante otros nuevos ordenadores tan económicos como éste, con la diferencia de que para entonces si tu elección fue el más caro, te lo pensarás mucho más a la hora de cambiar. Como decía Manuel Luque, busquen, comparen, y si encuentran algo mejor, cómprelo.