Las vueltas que da la vida

Hace tan solo 57 años los hijos de la posguerra española se lanzaban a la aventura de un porvenir con futuro y lleno de posibilidades que les permitiera vivir dignamente. Alemania, Francia, Suiza, Argentina, Brasil, Méjico, daba igual el destino con tal de dejar atrás las miserias de una guerra que arruinó el futuro de varias generaciones. Fueron muchos los que se marcharon, dos millones según las fuentes oficiales, aunque viendo esta imagen no resulta nada ingenuo creer que fueron muchos más los que de forma legal o ilegal enseñaron al resto del mundo lo que había que hacer cuando las cosas no pintaban nada bien en tu país.

Ahora es España, y paradoja del destino, Canarias, quien recibe a los "ilegales" que llegan de otros países asolados por la miseria. La historia no conviene olvidarla nunca para comprender en esta ocasión, las razones que impulsan a estas personas a jugarse la vida por un porvenir que nadie de nosotros firmaría en nuestra tierra; tal y como hicieron estos 160 compatriotas canarios en Venezuela.
--
Foto: Glen Brath