Mi apoyo para Fernando Alonso

Alonso explota y cuenta su incómoda situación en su escudería Mclaren-Mercedes. Ya era hora que no sólo Hamilton y su padre se despacharan a gusto en la prensa inglesa.

Lo que más me mola de todo este lío es la excelente campaña de marketing que está haciendo Mercedes con su actitud en España. No sé por los demás, nunca tenía pensado comprarme un vehículo de esta marca, pero si tuviera la oportunidad, ahora jamás lo haría. Supongo que en el R.U. venderán más. En cuanto a los demás patrocinadores españoles, yo que ellos, saldría de ahí como fuera porque puede ser totalmente contraproducente continuar apoyando a una panda de desconsiderados con el piloto español y su afición.

Por lo que respecta a la fobia que algunos profesan contra Alonso en los foros, sólo decirles que no son justos aunque Hamilton sea un buen piloto, porque ha quedado más que demostrado que no sólo su escudería sino también hasta el mismísimo Ecclestone lo ve como un "soplo fresco de la F1". Con piropos así para qué quiere uno más padrinos, y no digamos abuelas. Este año se ha hecho trampa, no sólo en Japón, Hungría, Monza o la grúa de Alemania, sino también dentro del mismo equipo, y Alonso, a pesar de que no despierte a algunos ninguna simpatía, ha sido el gran perjudicado.

Mi consejo; vete de ese equipo cueste lo que cueste. No se merecen tu talento y además tienes el apoyo de la gran mayoría de los aficionados, hagas lo que hagas.

Actualización: Sensacional el penúltimo Gran Premio de China, no sólo porque Alonso haya recortado ocho puntos a Hamilton a costa de su desafortunada salida en el 'pit lain', ni porque con ello el Mundial se haya puesto al rojo vivo, sino, sobre todo, por ver la cara de poema que se le ha quedado a Ron Dennis. De momento, la fiesta prevista para hoy se le ha aguado, así que por lo menos, hasta la próxima semana, tendrá que guardar las camisetas de "Hamilton Campeón", y veremos a ver, si no se las tiene que comer.

Por cierto, la que se hubiera montado si en esta ocasión, en vez de la grúa, son los comisarios de pista los que logran sacar el coche de Hamilton de la grava. Sigo sin entender por qué él, a diferencia de otros, tenía que gozar de ese privilegio.