Ya puedo decir que soy un artista

Mi amigo Luis decía que la consagración póstuma de un artista se conseguía cuando éste era capar de crear escuela. Ayer descubrí por casualidad que ya tengo mi primer discípulo cuya inspiración bebe de mi obra fotográfica. Lo hace bien, y además promete, tanto que ya no logro distinguir entre su estilo y el mío. Personalmente me alaga que mis creaciones sean valoradas y además sirvan para que de camino aprendan. Sobre todo cuando vienen de superar a otros grandes como Brunoat con asombrosas piezas como ésta, de una paloma, o como ésta otra, de un callejón en el Realejo.

Aunque algunos piensen que internet es global, la realidad es que tu comunidad es muy local y cabemos todos en un pañuelo, tan pequeño, que al final el que imita acaba por ser descubierto, tarde o temprano. No me molesta compartir mis fotos, es más, las tengo todas bajo licencia Creative Commons; lo que no implica que quien las use no tenga que tomarse la cortesía de agradecérmelo con un simple enlace. Luego, siéntase libre de hacer con ella lo que quiera.

Una cosa sí que tengo que reconocer, y es que este pupilo tiene muchos más admiradores que yo a la vista del número de comentarios que tienen "mis fotos" en su sitio. Es lo que tiene crear tu comunidad a costa de ocultar el mérito de otros.