Canon digital, sí, pero no así

Mientras unos se reúnen con el objeto de persuadí al Gobierno de la necesidad de continuar con el canón digital, otros piden directamente la destrucción de la SGAE. Entre uno y otros, un millón y medio de firmas y votos que piden la supresión del canon por considerarlo abusivo e incriminatorio al considerar que todos los españoles somos delincuentes por el mero hecho de comprar un cedé, teléfono o cualquier dispositivo con capacidad de almacenamiento. Fin de la presunción de inocencia y espaldarazo financiero para una sociedad de gestión privada que gana enteros de impopularidad hasta en el Senado.

Las elecciones están muy cerca y las presiones empiezan a mover la balanza de un lado a otro, tanto que hasta las bases del partido gubernamental cuestionan la postura oficial de defensa del canon en oposición al resto de partidos del arco parlamentario, lo que ha desatado los nervios entre el gremio de artistas. El lío está montado y por los derroteros que está tomando puede acabar convirtiéndose en el problema absurdo que solape la existencias de otros más importantes de cara a las elecciones. Y digo absurdo porque la solución es bien sencilla a mi entender:

1.- Crear una entidad pública de gestión de derechos para garantizar la trasparencia de la gestión y evitar el lucro de unos pocos a costa del resto de profesionales y de la misma ciudadanía.

2.- La concesión de privilegios de copia privada con todas las garantías, sin menoscabar los derechos de los ciudadanos con medidas de protección anticopia. Actualmente se prohíbe la copia pero se cobra un canon por ella.

3.- Cambiar el discurso incriminatorio y delictivo que se hace con el apoyo del Ministerio de Cultura, o sea, con el dinero de todos los contribuyentes, de quienes ejercen su derecho al intercambio libre y sin lucro a través de Internet. Basta ya de relacionar el uso de las redes P2P con el narcotráfico, la trata de blancas, pedofilia y la financiación del terrorismo islamista, entre otras barbaridades.

Con estos tres principios yo estaría dispuesto a pagar un canon, mientras tanto, NO AL CANON. ¿y tú?

--
Más sobre el Canon | Todos contra el CANON