Las otras Navidades paganas

No vemos en las Escrituras que nadie haya guardado una fiesta ni celebrado un gran banquete el día de su natalicio. Solo los pecadores (como el Faraón y Herodes) celebraban con gran regocijo el día en que nacieron en este mundo

No todos los cristianos celebran el 25 de diciembre la Navidad, los ortodoxos lo hacen el 7 de enero; ni tampoco ha sido una festividad exclusiva de la religión católica apostólica y romana. El origen de la celebración de la Navidad, que simboliza el nacimiento de Cristo, hay que deberselo a Mitra y éste, a Apolo, ambas, divinidades relacionadas con el astro rey.

Lo que en un principio comenzó como una celebración que rendía culto al Nacimiento del Sol Invicto, que simbolizaba la victoria de la luz sobre las penumbras, (de ahí su coincidencia con el solsticio de invierno), acabó por ser asimilada por otras culturas como la romana, que la incorporó como parte de la festividad de la Saturnalia, uno de los acontecimientos sociales más importantes del año cuyas celebraciones se extendía durante siete días.

Para contrarestar su importancia, y favorecer la conversión al cristianismo de los romanos sin dejar de lado sus tradiciones, el Papa Julio I pidió en el siglo IV que el 25 de diciembre se celebrara el nacimiento de Cristo. De esta manera y al igual que con otras celebraciones, los cristianos celebran estas fiestas, sin que aún se sepa cuándo realmente nació Jesús de Nazaret.

Y todo esto para desearos ¡Feliz Navidad!!! y que cada cual las celebre en paz y como le venga en gana.