Como no fidelizar a un cliente



Por sorprendente que parezca esto no es un montaje. El programa de fidelización de "los azules" ofrece a sus clientes cambiar sus terminales a un coste mayor al se que podría conseguir en la calle, liberalizado y sin compromiso de permanencia. No se trata de un terminal aislado, sino que se repite en numerosos modelos de gama alta, y sobre todo, en los primeros peldaños de las segmentaciones.

Queda claro que a determinadas telecos no les interesa que sus clientes cuenten con terminales de última generación sobre todo si no son 'Premium'. No voy aquí a hacer el cálculo del desorbitado consumo medio diario que habría que realizar para poder conseguir llevarte un teléfono por la cara, o por lo menos, más barato que liberalizado. Sirva de ejemplo mi consumo representativo de una gran mayoría de clientes de esta compañía. Tras tres años de inquebrantable fidelidad y facturas de 20 euros de media mensual, he conseguido sumar 27.000 puntos con los que sólo puedo aspirar a pagar 76 euros más y 12 meses de "buen rollo", por un teléfono que mi compañía no dudaría en regalar por conseguir un nuevo cliente.

Los que no pagamos facturas de 100 euros mensuales no meremos tras años de fidelidad recibir un trato que roza prácticamente el timo. Lo más lógico desde el punto de vista comercial, sería ofrecer al más mínimo punto, cualquier modelo a un precio más económico que liberalizado.

Al final, la única alternativa para llevarte un teléfono a la altura de los tiempos que corren, pasa por llamar a la operadora y pronunciar claramente la mágica palabra "Portabilidad". Sólo así, y desde el más puro chantaje, parece ser que tu compañía te tratará de corresponder como es debido. Mientras tanto, a los que no les lloran, pues ya saben, no maman. ¿No sería más fácil tener al cliente contento en vez de invitarle a que se vaya?