A seis pasos de la privacidad

Mientras media blogosfera flipa por el hecho de haberse demostrado que todos estamos a seis pasos de cualquier habitante del planeta, yo me pregunto, cómo es posible que el estudio se haya basado en "30.000 millones de conversaciones electrónicas de 180 millones de usuarios", del servicio de mensajería instantánea Messenger, y que a todo el mundo le parezca correcto.

Está bien eso de saber que si un día necesito hablar con el Presidente, sólo baste con elegir bien a uno de mis contactos, que seguro que tirando él de los suyos, consigo antes de que pase el día, saltarme todos los protocolos oficiales y conversar con él. De hecho no sé para qué los americanos se gastan tanta pasta en encontrar a Osama si sólo basta con conectarse al Messenger e ir probando con cada uno de sus contactos hasta dar con él. ¡Sólo son seis pasos!

Lo que no me parece de recibo, es que gracias a la demostración de esta leyenda, tengamos que descubrir que las conversaciones que se mantienen en el Menssenger no son todo lo privadas que uno desearía. Esta vez sólo ha sido un estudio, pero mañana, tal vez, tanto dato en manos de uno sirva para algo menos inocente.